es ES
ENVÍO GRATIS - ATENCIÓN AL CLIENTE 01 87 65 02 78 - PAGO en 3x sin intereses

En los últimos años, la tendencia Zen se ha hecho cada vez más popular en la decoración de espacios interiores. Es un estilo marcado por la sencillez y los elementos naturales propios de la relajación. ¿El objetivo? Crear un espacio tranquilo y relajante en el que te sientas completamente en paz. Te aseguramos que es totalmente posible: el estilo zen puede adoptarse fácilmente en cualquier hogar, con unos sencillos pasos. Aquí tienes algunos consejos para adoptar la tendencia zen en tu casa.

¿Qué es la moda Zen?

En los últimos años, el término “Zen” se ha hecho cada vez más popular y se ha establecido como una forma de vida. La palabra se utiliza a menudo para describir una sensación de paz, relajación y calma. Pero ¿qué significa realmente “zen”?

Originalmente, el Zen es un tipo de budismo que hace hincapié en la conciencia plena y la meditación. El objetivo del Zen es alcanzar la iluminación, o la realización de la verdadera naturaleza de uno mismo, mediante la conciencia plena. Dicho así, puede sonar bastante abstracto, pero la popularidad del Zen se explica por su sencillez y su eficacia para aliviar el estrés y promover la calma interior. En nuestras ajetreadas vidas, a menudo buscamos formas de bajar el ritmo y volver a centrarnos en lo esencial… ¡Y el Zen puede ser una forma de hacer precisamente eso!

¿Qué significa esto en términos de decoración?

La tendencia Zen en diseño de interiores consiste en crear un espacio tranquilo y relajante. El objetivo es hacer que el interior parezca un retiro, lejos del ajetreo y el bullicio de la vida cotidiana. Uno de los elementos más importantes de la tendencia zen es la sencillez. Esto significa evitar el desorden y tener un lugar para cada cosa. También significa elegir una decoración de líneas limpias y evitar los estampados recargados.

Los estudios demuestran que estar en un entorno verde, en contacto con la naturaleza, favorece la relajación. Los latidos del corazón se calman, y la calma invita a la introspección y la meditación. Así que la naturaleza es un elemento importante en la decoración zen: aporta vida a la habitación y crea un espacio tranquilizador. Por último, pero no por ello menos importante, la luz también es un aliado para el éxito de la decoración zen: puede ser natural y luminosa, o tenue y envolvente.

¿Cómo incorporar la tendencia zen en casa?

Ordénalo todo

En primer lugar, despeja el desorden de tu espacio. En este sentido, la tendencia zen es similar a la tendencia minimalista: eliminamos lo superfluo, el estrés visual, para conseguir un espacio más aireado, más tranquilizador. Retira los cachivaches que no te interesen especialmente, busca pequeñas cestas o bonitas cajas para guardar los objetos pequeños que no sabes dónde colocar, y cuida el almacenaje abierto tipo estantería o biblioteca para crear un conjunto armonioso.

Elige una paleta de colores relajante

Los tonos suaves y relajantes como el beige, el azul y la lavanda son opciones excelentes para crear una decoración zen. Si quieres añadir un toque de color, considera la posibilidad de utilizar tonos atenuados como la terracota, el rosa claro o el verde agua. Utiliza estos colores en tus paredes y accesorios decorativos, creando una escala de tonos de un color o combinando dos o tres tonos distintos.

Incorpora la naturaleza a tu decoración

Papier peint n132 feuilles tropicales aquarelle chambre

Si buscas una forma de añadir un toque de naturaleza a tu decoración, considera la posibilidad de incorporar plantas. Dependiendo de lo que busques, puedes combinar plantas de bajo mantenimiento con uno o dos centros de mesa que añadirán un toque final estupendo a tu decoración.

Cuando se trate de muebles y decoración, apuesta por piezas de materiales naturales como la madera o la piedra. Acentuarán el aire natural de tu decoración. Por último, también puedes recurrir a delicados estampados vegetales, ya sea en tus cojines, en cuadros o con papel pintado vegetal.

Apuesta por lo acogedor, en pequeñas proporciones

Para conseguir un aspecto zen, la pureza y la naturalidad son fundamentales. Pero si te limitas a lo esencial y eliges colores más bien fríos, a veces el resultado puede ser un ambiente menos acogedor.

Lo ideal es añadir pequeños toques acogedores, pero con moderación. Una o dos bonitas velas en el centro de la mesa, un cojín o una manta de texturas suaves y acogedoras en el sofá (sin excederse en la acumulación), una iluminación tenue… estos detalles aportarán calidez y ayudarán a crear una atmósfera cálida.

Crea un espacio de paz en tu hogar

La onda zen puede impregnar toda tu casa, o sólo algunas habitaciones. Puedes crear un espacio dedicado a la calma y el descanso, ya sea una sala de meditación en el sentido estricto de la palabra, o un espacio para leer tranquilamente, por ejemplo. Una vez despejado el espacio, añade unos cojines cómodos o una esterilla de yoga en el suelo para acomodarte. También puedes añadir música suave o un difusor de aceites esenciales para crear una atmósfera relajante.

By Gaelle /
Volver atrás

Carrito